19/06/2020

Nuestra visión sobre la "nueva normalidad" en lo que a vivienda se refiere

Con motivo de su 110 aniversario, el Correo ha publicado un especial sobre la vida después del coronavirus. Bajo el título Un mundo distinto, se hace una prospección de lo que está por venir en la nueva normalidad. A través de las opiniones de especialistas se reflexiona sobre múltiples ámbitos de la vida: desde el sistema de valores y las ciudades, hasta la moda, la tecnología, la sanidad o la salud.

En el apartado de la vivienda, se analizan las nuevas necesidades y retos; cambios y tendencias de la mano de diversos expertos en el sector. Entre ellos Miguel Salaberri, Consejero Delegado de Jaureguizar, aporta su opinión sobre distintos aspectos. Apunta algunas lecciones que se han podido sacar durante el confinamiento para aplicar a la construcción de viviendas: “Las lecciones mas importantes que yo, personalmente, he extraído de esta situación, son: primero, la necesidad de industrializar el proceso constructivo para reducir costes y mejorar la calidad de los productos. Y segundo, diseñar viviendas con espacios adaptables a las necesidades familiares. Las viviendas actuales son estáticas y rígidas en su configuración. Hay que tender a espacios modulares que se puedan adaptar a las necesidades de los usuarios y hacerlo en cada momento, y poder hacer todo esto sin que el precio de la vivienda aumente (o al menos no lo haga significativamente).”

También expone algunas características de los nuevos proyectos de Jaureguizar, muy acordes a las actuales expectativas:

Nuestras dos próximas promociones de vivienda libre (la vivienda protegida tiene sus propias ordenanzas y mientras no se modifiquen hay pocas posibilidades de actuar) van a tener amplias terrazas, jardines en planta baja, espacios comunes para que se puedan aprovechar por una comunidad de usuarios y desde luego emisiones cero, en línea con un modelo de vivienda que proteja el medio ambiente.

En cuanto a posibles cambios en el concepto y los precios de las viviendas, explica algunos factores que intervienen en la configuración del precio de la vivienda como la normativa urbanística que determina el uso del suelo y su aprovechamiento, las ordenanzas municipales que configuran el diseño de las viviendas; el precio del suelo que se fija por las leyes del mercado (excepción hecha de los suelos con destino a vivienda protegida), los costes de construcción, los impuestos y tasas que la administración percibe por las licencias de obras, etc… “Todos estos factores, ajenos por completo a la voluntad del promotor, no van a cambiar a corto plazo por lo que se hará muy complicado poder actuar sobre parámetros como el tamaño de las viviendas, los espacios comunes, la dotación de terrazas, porque son todos aspectos que inciden en aumentos de precio en un producto que ya, de por sí, tiene un precio elevado. En cualquier caso y por lo que a Bilbao se refiere, una prueba de que la Administración ha cambiado el chip, sería aprovechar la oportunidad que genera el nuevo Plan General para introducir aquellos cambios precisos para ir hacia esa vivienda soñada.”

Accede aquí al suplemento

Otros post interesantes

JAUREGUIZAR participa en el proyecto de I+D+i IOTETXE
Vuelta al trabajo: desconectando desde mi terraza
Finalizadas y entregadas las primeras viviendas en Zorrotzaurre

Use of Cookies

Cookies text.